Las gafas de sol polaroid que se llevan este verano
29 junio, 2019
Las propiedades que desconoces del ácido glicirrético
12 julio, 2019

Todo lo que no sabes sobre la betaína

El cuerpo humano es todo un misterio. Existen muchas cosas que aún desconoces de tu cuerpo. ¿Sabías que el cuerpo posee un nutriente denominado betaína que colabora con diferentes órganos y ayuda a prevenir enfermedades de tipo coronario, musculares y relacionadas con el sistema digestivo? En nuestra farmacia online te contamos todo lo que debes saber sobre este nutriente.

La betaína está compuesta por el aminoácido glicina que está unido a tres grupos metilo. Hay dos funciones principales que la betaína desempeña en el cuerpo. Actúa como un donante de metilo y también como un osmolito. Un grupo metilo es un tipo especial de molécula de hidrógeno y carbono que se puede transferir por todo el cuerpo mediante un proceso conocido como metilación. Este proceso es un componente crítico de numerosos procesos fisiológicos, incluido la función de las proteínas y las actividades genéticas.

La betaína se conoce como un «donante de metilo» porque tiene muchos de estos grupos de metilo para distribuir alrededor del cuerpo. Además, es un osmolito, es decir,  un compuesto que afecta el proceso de ósmosis al crear un equilibrio de nivel de líquido fuera y dentro de las células. La consecuencia de los niveles de líquido desequilibrados puede ser la ruptura celular o la contracción celular, dependiendo de si hay exceso de líquido en el interior o en el exterior de la célula. Un desequilibrio severo puede causar que la célula muera.

Alimentos con betaína

La betaína es un compuesto de aminoácido natural también conocido como trimetilglicina o TMG. Se trata de un nutriente no esencial que se encuentra en numerosas fuentes de alimentos, como la remolacha, el trigo, el grano de centeno, la espinaca, la quinoa, el arroz integral, la batata, la pechuga de pavo, la carne de res, la ternera y algunos mariscos, como el camarón. Originalmente se descubrió en las remolachas, que es de donde se deriva el nombre de betaína.

La remolacha se considera un alimento que puede ayudar a prevenir el cáncer. Se trata de un alimento con excepcionales propiedades para la salud, gracias a su gran riqueza en flavonoides, principalmente por la betaína, el pigmento rojo tan característico de la remolacha.

Beneficios de la betaína para el cuerpo

Entre los beneficios de la betaína para el cuerpo destaca que sirve para mejorar el rendimiento deportivo. Hay estudios que demuestran que entre sus propiedades está la de mejorar características necesarias para el deporte como es la fuerza, la potencia, o la resistencia muscular. Además, hay diversos estudios que muestran que la suplementación con betaína mejora el clima hormonal favoreciendo la síntesis proteica y el desarrollo muscular.

  • Absorbe nutrientes

Por otro lado, a la hora de digerir los alimentos, el estómago debe tener niveles de ácido adecuados. Sin suficientes niveles de ácido, los alimentos que se consumen no se descompondrán por completo, lo que significa que no podrán absorber todos los nutrientes que proporciona la comida. En consecuencia, unos  niveles de ácido insuficientes  pueden llevar a padecer deficiencias nutricionales que, a su vez, pueden aumentar el riesgo de desarrollar una variedad de problemas de salud y hormonas. La betaína se encarga de que esto no ocurra.

  • Efecto cardiovascular

El beneficio para la salud más ampliamente investigado de la betaína es su efecto cardiovascular. La principal forma en que la betaína puede proteger la salud del corazón es mediante la reducción de los niveles del aminoácido homocisteína en la sangre. Lo hace proporcionando a la molécula de homocisteína uno de sus grupos metilo; esto, a su vez, lo transforma en una sustancia inocua llamada metionina. Los niveles elevados de homocisteína en la sangre pueden obstruir y endurecer las arterias al crear una placa arterial, que puede contribuir a problemas de salud cardiovascular.

  • Ayuda al hígado

A su vez, la betaína ayuda a la función hepática y la desintoxicación del hígado. Existen muchas afecciones que pueden provocar una acumulación excesiva de ácidos grasos en el hígado. Algunas de estas afecciones incluyen la obesidad, una dieta rica en grasas, alimentos azucarados, diabetes y abuso del alcohol. Es difícil que el hígado funcione correctamente cuando tiene demasiada grasa en las células hepáticas. Un hígado cargado con demasiada grasa puede provocar retención de líquidos, pérdida de músculo, problemas cardiovasculares y dolor abdominal.

Existen investigaciones que demuestran que la  betaína puede ayudar a descomponer los ácidos grasos en el hígado, y también se ha demostrado que ayuda a las personas a recuperarse de enfermedades hepáticas.

Con toda esta información ya sabes un poquito más sobre la betaína y la importancia de consumir alimentos que contengan este nutriente. Y es que, con la salud no se debe jugar, por eso te recomendamos cuidarte al máximo, hacer ejercicio de manera regular y llevar una alimentación sana y equilibrada. ¡Así evitarás muchas enfermedades!

Comments are closed.